31.10.12



Solemos dejar cosas para otro momento, situaciones difíciles que pensamos ya se arreglarán con el tiempo. Y sucede porque damos por supuesto que estaremos aquí durante años, sin pensar que quizá mañana alguien de nosotros abandone el barco. Y el mundo se quede agrietado para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario