6.11.12

Inferioridad









           Camino sobre tablas flotando en el agua, el agua no sé donde está, ni tampoco mi cielo. No identifico el azul, o el rosa, el anaranjado, el violeta. Son todos y no es ninguno, porque no puedo meterlos a todos en un frasco de cristal, para mirarlo. Y mirarlo. Y me mojé, porque volví a caer al agua. Un fugaz soplido me dobla, no rompe, me dobla. Me gira, me enrolla, me tumba. Estas letras son todo lo que soy, y no soy nada, porque mis letras no son nada, menos nadie. Mis ropajes no me gustan, sólo a veces, en momentos de inspiración repelada, suturas apuradas. Despierto y ando en sueños que no me gano, que enmarco en lo alto de estanterías, en cielos que desconozco, tampoco alcanzo. Alguien más alto, más bajo, más guapo, más desaliñado, da igual, conseguirá hundirme si se lo propone, porque soy todo hielo, si pegas se rompe. El mundo es un reflejo que contemplo y contemplo, voy de entusiasmo en entusiasmo, mientras parones marrones escuecen. El mundo es un espejo que observo y observo sin poder atraparlo. Un mueble me produce escalofríos. Sí. Sí! Quiero ser reflejo, verme tras el cristal sonriendo, y no sé, más bien, si sé, pero no lo hago. No necesito tiempo, no quiero desperdiciarlo una vez más. Es áspero el hormigón, acariciarlo me produce orgasmos y observarlo, cumbre estética. Tras el vaivén y el perfume de una falda ajena, despojos de mi. Yo no quise negarme a mi misma. 








31.10.12



Solemos dejar cosas para otro momento, situaciones difíciles que pensamos ya se arreglarán con el tiempo. Y sucede porque damos por supuesto que estaremos aquí durante años, sin pensar que quizá mañana alguien de nosotros abandone el barco. Y el mundo se quede agrietado para siempre.

22.10.12

ASÍ












Muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito, repitiendo todos los días los mismos trayectos, quien no cambia de marca, no arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.
Muere lentamente quien evita una pasión, quien prefiere el negro sobre blanco y los puntos sobre las “íes” a un remolino de emociones, justamente las que rescatan el brillo de los ojos, sonrisas de los bostezos, corazones a los tropiezos y sentimientos.
Muere lentamente quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo, quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien no se permite por lo menos una vez en la vida, huir de los consejos sensatos.
Muere lentamente quien no viaja, quien no lee, quien no oye música, quien no encuentra gracia en sí mismo.
Muere lentamente quien destruye su amor propio, quien no se deja ayudar.
Muere lentamente, quien pasa los días quejándose de su mala suerte o de la lluvia incesante.
Muere lentamente, quien abandona un proyecto antes de iniciarlo, no preguntando de un asunto que desconoce o no respondiendo cuando le indagan sobre algo que sabe.
Evitemos la muerte en suaves cuotas, recordando siempre que estar vivo exige un esfuerzo mucho mayor que el simple hecho de respirar.

Pablo Neruda.


Me hizo parar, pensar un poco más, pasar otra noche en vela, ahora sólo queda atreverme a hablar. Iría a Málaga en bicicleta. 






From: STREETFSN; BRI ANDA DIBUJANDO; amlul; Automatism; 5inchandup; Freunde von Freunden; Gary Pepper; The Sartorialist.

21.10.12

Nolosé




from Freunde von Freunden
            

He olido la separación, luego la probé. Sentí que tu piel se alejaba de la mía, poco a poco la vi desaparecer. En tus ojos hay algo mío y no puedo dejar de leerlos en mi mente, me persigue tu mirada rota, tus ojos nublados de lágrimas. Tu dolor se desnuda por los ojos, por la forma de mirar, es un marrón que lo expresa todo, como el cielo si va o no a llover. No estoy segura de haber asimilado que tus manos ya no volverán a atarme, ni tampoco tus labios. Tampoco despertar, volver mi cara y ver la almohada vacía, eso tampoco. Y una cena, una cena de silencio, absorbidos por la televisión, comiendo sin parar, parar sólo para cruzar una sonrisa leve, de soporte, de saludo. No sé si mi casa será igual de bonita sin ti, no lo sé. 






16.10.12

Seabriólapuertadelpozo.











Mereces todas mis palabras, por eso te las daré poco a poco y lo mejor que pueda. 












  


                                                         Vogue

        


No quise mentirte, no quise herirte, ni tampoco atormentarte. 
No quise agrietarte, no quise romperte, no quise desperdiciarte. 
No quise desinflarte, no quise quemarte, no quise lastimarte. 
No quise irritarte, no quise complicarte, no quise enredarte.
No quise arrastrarte, no quise apuñalarte, no quise desquiciarte. 
No quise hacerte todo el daño que nos ahoga y que hoy es lo único que nos ocupa.






14.8.12

Formasdeser




Siempre adoraré la lluvia, 
las luces bajas,
las ventanas abiertas,
observar el mar a horas prontas o tardías,
pensar por las noches,
contemplar a los bebés,
el olor a humedad en los garajes,
imaginar situaciones entrañables,
las superaciones ajenas,
los atardeceres desde la ventana de mi antiguo baño,
los caminos rurales,
lugares cálidos y peculiares,
encontrarme con una risa imparable,
el cansancio de trasnochar,
reconstruir mentalmente habitaciones,
las calles adoquinadas y húmedas,
las casas con enredaderas,
el siglo XX,
las canciones de Sabina,
el cielo nublado,
las palabras que me llegan al alma,
paredes blancas. 




9.8.12

MAR




    me.








Es tranquilizante mirar al mar y apoderarse de su sosiego,
coser los problemas a sus vaivenes y dejarte ir con el azul, 
el azul cambiante según el momento. Mi último azul mediterráneo, 
cuando el sol va desapareciendo, sólo queda ese silencio de olas dormidas, 
cansadas. 
La sensación de soledad, pellizca. 












28.6.12




 No puedo decir mucho más, ha sido tiempo de silencio prolongado. No por no tener algo que decir, sino por el miedo a decir todo lo que me atormenta dentro. Miedo a quemar mis dedos en las teclas, que el dolor congelase mi cuerpo y mis pupilas se apagasen al leerlo todo por segunda vez. Creo que hoy es el día de empezar de nuevo con esta afición convertida en necesidad. Porque vale la pena hacer eternos los sentimientos, las sensaciones, la esencia de cada etapa, para así retomarlas y reflexionar más adelante. Hoy para mis prácticamente nulos lectores escribo otra vez. Porque he de luchar para volver a ser yo misma, he de luchar por retomar mi aliento, la garra, la confianza y la fuerza, esa fuerza que no sé si me acompaña, pero no me empuja a volver a triunfar. He de trepar por este abrupto promontorio, porque desde arriba se ve el mar con toda su valentía y sosiego, porque desde arriba volveré y volaré.